viernes, 21 de marzo de 2008

De repente este blog se vuelve devoto.





No voy a hablar de mis creencias religiosas, y tampoco voy a criticar a las de nadie. Pero pensaba, este viernes santo, fecha en las que la televisión sólo pasa películas religiosas(o sobre egipcios), que sería bueno recomendar una bonita película animada sobre la vida de Jesús, “The Miracle Maker” co-producción rusa-inglesa, que combina la animación tradicional con stop-motion.
La vida Y Pasión de Jesús es posiblemente uno de los temas más llevados a la pantalla. Ha habido todo tipo de versiones, desde clásicos como “Rey de reyes” “La más grande historia jamás contada” hasta unas más fuertes y controversiales, como “La última tentación de Cristo” o “La pasión” de Mel Gibson (mi favorita es la que hizo Pasolini) y lógicamente, tenía que haber versiones animadas, pero estas eran cortometrajes, o series (como el Superlibro). Y como película, resulta lograda e interesante, aunque el tema ya haya sido tocado muchas veces con anterioridad.
“The Miracle Maker” es una película pensada para toda la familia, aunque ello no le resta intensidad ni belleza: la alternación de stop-motion y animación en dos dimensiones(muy bien hecha, por cierto) podría parecer forzado, pero resulta efectivo, recreando el mundo interior de los personajes, dándole cierta profundidad dramática a la historia. (Pero ojo, siendo fieles a los Evangelios) Así mismo, el trabajo de las voces resulta bastante decente, incluso en el doblaje. (En la original, Ralph Fiennes hace el rol de Jesús)
Sin ser una obra maestra, “The Miracle Maker” cumple a cabalidad su cometido, y lo hace de muy buena forma. Supongo que eso se debe a la mano de Stanislav Mihaylovich Sokolov, un talentoso animador ruso, que trabajó en la excelente serie animada”Shakespeare: The animates Tales”, añadiendo si toque personal a la película.
No la desprecien por ser una película infantil o por su temática religiosa. Habiendo tantas películas religiosas blandas y olvidables, esta resulta una buena opción para los niños, que tan expuestos están a cosas como Happy Tree Friends y otras series “profanas “(risa sarcástica)
En fin, no pierden nada con verla. Y eso sí, no habrá nada de los excesos de Mel Gibson, por lo que los padres más devotos y conservadores pueden estar tranquilos.