lunes, 20 de julio de 2009

Los cortos de los hermanos Quay


Si bien el genial animador Jan Svankmajer no es muy conocido en Latinoamérica, su obra ha influido en cineastas como Tim Burton, Terry Gilliam y Jean-Pierre Jeunet.
Sin embargo, la fama de estos directores amantes de lo extraño ha acaparado la atención de los cinéfilos, por lo que el trabajo de otros discípulos aplicados de la escuela del animador checo han pasado desapercibido casi por completo.
Me refiero a la obra de los hermanos Stephen y Timothy Quay, dos exponentes muy interesantes de las películas de marionetas y del cine de animación en general.
A través de un amigo, pude adquirir un video que reunía una colección con sus mejores cortometrajes, en los cuales se puede admirar plenamente el talento e imaginación de estos cineastas gemelos.
La colección incluye los siguientes títulos:

1979 - Nocturna Artificialia
1984 - The Cabinet of Jan Svankmajer

1985 - Street Of Crocodiles


1985 - This Unnameable Little Broom (The Epic of Gilgamesh)

1988 - Dramolet po Ciribiliju

1988 - Rehearsals For Extinct Anatomies
1990 - The Comb




1991 - De Artificiali Perspectiva (Anamorphosis)


1992 - Are we Still Maried?

1992 - Tales From The Vienna Woods
1993 - Stille Nacht IV (Cant Go Wrong Without You)
2000 - In Absentia

Sin duda, The Cabinet of Jan Svankmajer (Fantasioso homenaje a este maestro de la animación), Street Of Crocodiles y This Unnameable Little Broom, son los que resumen a la perfección el estilo de los hermanos Quay, mostrándonos paisajes oníricos, habitados por seres fabulosos, que sólo las más poderosas imaginaciones pueden concebir.
Cada cortometraje, así sea muy breve (Como por ejemplo, los 4 cortos conocidos como “Stille Nacht”) introduce al espectador en un mundo nuevo, único y fascinante, con seres y criaturas igualemente oscuras y desconcertantes.
Tenemos por ejemplo a “Street of Cocodriles”, una visión oscura y pesimista de un mundo decadente, pero que de todas formas atrae y cautiva, del mismo modo que lo hace The Epic of Gilgamesh (Título un tanto tramposo, considerando que en ella no hay nada relacionada con aquel poema sumerio) en el que cada escena es una prodigiosa obra de arte.
Y es precisamente este carácter oscuro y misterioso el que quizá distancie a una parte del público de estos cortometrajes. No dudo que algunos pueden considerar estos cortos como obras tediosas y altamente confusas, sin el menor significado.
Sin embargo, es en este punto en donde reside su mayor virtud, en la creación de un estilo y una voz propias, que pueden o no gustar, pero que son auténticas e inspiradoras, sobre todo considerando los montones de insípidas películas de animación que se estrenan cada año, revelando que este género también puede alcanzar el grado de arte y poesía del cine de acción real (Superando a muchísimas películas que supuestamente son obras maestras)
Los Quay también han realizado dos largometrajes: Institute Benjamenta, or This Dream People Call Human Life (1995) y The Piano Tuner of Earthquakes (2006), producido por Terry Gilliam.



Si te gustan las películas de Tim Burton y Henry Selick, o estás aburrido de las fantasías convencionales, esta colección es una opción muy bella y recomendable.

domingo, 12 de julio de 2009

One rat short-Y...

Corto desarrollado por Charlex Films. La animación s impresionante, igualando a las más ambiciones producciones animadas.


Desde Ratos de Cine me ha llegado este juego. Las reglas son (creo yo) las siguientes:
1-Coge el libro que tengas más cerca.
2-Ábrelo en la página 161.
3-Busca la 5º frase (completa).
4-Cita la frase en el blog.
5-Pásalo a otros cinco blogs.

Bueno, la frase es la siguiente:
"Nada se dijo en esos solemnes documentos acerca de las facilidades necesarias y permanentes en relación con los pasajeros, los equipajes, las relaciones económicas y le tráfico diario entre Tacna y Arica"
LA VIDA Y LA HISTORIA-Antología Jorge Basadre.

¿Otros cinco blogs?...

Imagen en Negativo de Pablo del Moral
Las Taqui Historietas
Mi subconciencia
voyager
Noticias Disney

No sé si esto está bien hecho, pero de todas formas está hecho

viernes, 10 de julio de 2009

Oswald, el conejo (des)afortunado





Este personaje creado por Ub Iwerks y Walt Disney participó en 26 cortometrajes del estudio, antes de ser arrebatado por el productor Charles Mintz, el cual luego pasaría a ser propiedad de Walter Lantz (El creador del Pajáro Loco) quien lo ganó en una partida de Póker. (¿Crees que bromeo?)
El resto es historia conocida: Disney creó a Mickey Mouse, un personaje mucho más exitoso y querido que su predecesor, mientras que Lantz se dedicó a sus propias creaciones, dejando de lado al personaje que (según él) le daría suerte.
Oswald cayó en el olvido y sus caricaturas se volvieron una reliquia curiosa para la posteridad (Y un buen material para uno de los mejores episodios de "Los Simpsons")

No todos los conejos están destinados para la gloria. Sólo los de la Warner.






Teáser póster de mi obra para el Directed By 3 "El Lobo Blanco"

martes, 7 de julio de 2009

High Note-Chuck Jones

Una pequeña obra maestra de este genial animador:

miércoles, 1 de julio de 2009

Función Doble del Estudio Ghibli



El pasado fin de semana tuve la oportunidad de ver las dos últimas películas realizadas por el estudio Ghibli, “Ponyo en el Acantilado” de Hayao Miyazaki y “Cuentos de Derramar” de Goro Miyazaki. Esta última tiene el “privilegio” de ser la película más odiada del estudio Ghibli (Ninguna ha recibido tantas predradas y comentarios despectivos como esta)

Ponyo en el acantilado




La última película de Miyazaki ha recibido excelentes críticas hasta le momento, y ha sido todo un éxito en su país de origen. Algunos han dicho que es una obra menor en su comparación con sus tres películas previas (“La Princesa Mononoke” “El viaje de Chihiro” “El Castillo Vagabundo”) Esto es cierto, aunque sólo en parte.
“Ponyo en el Acantilado” narra una historia sencillísima, sin muchas pretensiones ni grandes conflictos. Y esto no es para nada un defecto si consideramos que Miyazaki sabe narrar historias tranquilas, pero interesantes, sin buscar crear un falso suspenso o conflictos predecibles (Como sí lo han hecho “joyitas” como “Chicken Little” y “Happy Feet”)
La trama comienza con el hallazgo de un niño de 5 años llamado Sosuke, quien encuentra en la playa a un extraño pez con facciones vagamente humanas. Sosuke se lleva al pez como mascota, y lo bautiza como Ponyo, sin saber que en realidad se trata de una sirena, y que los habitantes del mar no tardarán en venir a buscarla.
No, aunque mi resumen lo haga parecer como una película de suspenso, la historia no podía ser más tranquila de otra forma: Si bien los temas como el equilibrio entre el hombre y la naturaleza están presentes (Así como las relaciones familiares) como en casi todas las películas de Miyazaki, estas son tratadas en forma amable y gentil, con mucho colorido, humor y ternura.
Siendo una película de Miyazaki, no hay personajes que sean “los malos” sino que todos tienen una buena justificación para cada acto que realizan en la película. Y claro, está, Miyazaki evita los estereotipos, creando a toda una gama de personajes fascinantes, bien sean estos criaturas marinas o humanos.

La música, de Joe Hisaishi mantiene el mismo nivel que en las demás películas de este director, aunque aquí se nota más una mayor influencia de la música clásica (Presente también en “El Castillo Vagabundo”)
En cuanto a la animación…Bueno, estoy seguro que este punto será el que atraiga muchas más controversias. Acostumbrados como estamos a ver los pulidísimos dibujos animados de Disney, o el fotorealismo de los gráficos hechos por computadora, estoy seguro que a muchos de los espectadores les parecerá muy “feo” y “simplón”. (De otro lado, los escenarios son hermosísimos) Es cierto que, en comparación con la increíble animación de “El Viaje de Chihiro” pueda parecer un retroceso, pero no por ello le faltan secuencias mágicas y hermosas a esta película (Como el de el primer ascenso de Ponyo a la superficie, que abre la película; o la primera aparición de Granmammare, la madre de Ponyo)

Podemos decir que “Ponyo” es más cercana a la obra de Miyazaki previa a “La Princesa Mononoke”, como “Mi vecino Totoro” y “El servicio de repartos de la brujita”. No por ello es mala o “inferior”, sino simplemente distinta. Y además, es una experiencia refrescante ver animación hecha a mano luego de sufrir por la sobredosis de animación digital de nuestros días.


“Cuentos de Terramar”


“La oveja negra” del Estudio Ghibli (Según algunos) Para ser franco, el debut de Goro Miyazaki no ha sido ni la mitad de malo que se me había prometido, resultando en un producto sencillísimo y agradable de ver.

Inspirada en los libros de la autora Ursula K. Le Guin, la película nos lleva a Terramar, un mundo de magos, fantasmas y dragones, que experimenta una terrible crisis. El rey de estas tierras es asesinado por su propio hijo, Arren, el cual toma esta terrible decisión al no ser capaz de sobrellevar sus propias dudas e inseguridad.

Algunos personajes cínicos del Internet han querido ver en esto una expresión de la propia inseguridad de Goro Miyazaki con respecto a su padre, mostrándonos a un personaje que mata a su progenitor al darse cuenta de que vive a su sombra, siendo incapaz de igualarlo en su grandeza.

Y por cierto, las relaciones entre Goro y su padre no habían sido precisamente las mejores al momento en que se realizó esta película. Pero…¿A quién le importa? Yo no veo mucho de estos problemas en el producto final.

Cierto: Puede que exista algo de inseguridad mostrada por Goro Miyazaki ene sta película (Como por ejemplo, adoptar el estilo visual de su padre, sin molestarse en cambiarlo demasiado…Uno de los villanos, es un calco exacto de uno de los villanos de “Nausicaa y el Valle del Viento”, “Arren” se parece mucho a Ashitaka, el protagonista de la “Princes Mononoke”, etc.) pero la historia fluye sin mayores problemas, narrando en forma satisfactoria (Aunque no todo lo buena que pudo ser) las diferentes historias que ocurren en este mundo fantástico.

Y si bien la película se toma ciertas libertades con respecto a los libros (Como por ejemplo, que el mago Cob sea un ser desagradablemente andrógino, como tantos villanos del anime) me parece una adaptación bastante decente condensando los libros de Le Guin (A diferencia del bodrio insulso que hizo Ralph Bakshi, inspirándose en “El Señor de los Anillos”)

Con respecto a las críticas que se hacen sobre “el maniqueísmo” de los personaje(O sea, que aquí los personajes o son muy buenos y nobles, o malos y crueles…Pero no lo suficiente para ser “malos malísimos” de otros animes) yo no creo que esto sea un problema: Recordemos que esto es una adaptación, es una cosmovisión diferente a la que Hayao Miyazaki nos ha acostumbrado (En donde el bien y el mal habitan dentro de los mismos personajes) acercándose más a la narrativa occidental, la cual ha repetido el tema de la lucha del Bien y el mal en infinidad de ocasiones. Y no por eso las películas inspiradas en esta temática son malas.



No, “Cuentos de Terramar” no es el bodrio digno del Razzie que ganó en Japón, ni tampoco es una mala película, sino que es buen comienzo para este Goro Miyazaki. Aunque eso sí, me gustaría ver que desarrollara su propio estilo, y no sólo se limitara a copiar al de su padre (Nota: ¿Cual es la ley que obliga que todas las películas del Estudio Ghibli tengan que incluir al menos un monstruo de masa negra?) Oh, la paternidad…
¡Sorpréndenos, Goro, Sorpréndenos!



Y por cierto, ya comienza el Directed by 3...He aquí el póster teaser de una de las obras con als que voy a participar: Amat





Género: Biográfica/Drama/ Fantasía

¿Qué tal?