jueves, 4 de febrero de 2010

Clerks: La serie animada



¿Quién dijo que todas las series animadas inspiradas en películas son malas? Digo, hay casos que dan vergüenza ajena, pero también se dan casos, como en la serie animada de “La Máscara”, en donde el producto televisivo era casi tan bueno como el original. Y existen algunos casos, como el que nos ocupa, en las que la serie animada superó a sus dos versiones fílmicas.
“Clerks” fue la película debut del cineasta Kevin Smith, en la cual marcó la historia del cine con su bizarro sentido del humor y peculiar estilo. Y en más de una ocasión este director había hablado de la posibilidad de hacer una película animada. Y aunque esta hipotética película animada aún no se ha producido, por ahora tenemos una breve (Apenas 6 episodios) pero divertidísima serie animada, con suficiente humor ácido para atraer a cualquier clase de público, incluso aquellos que jamás hayan visto la ópera prima de Kevin Smith o su secuela.
Esta nueva serie, creada por Kevin Smith y David Mandel, usó un humor bastante diferente al de la serie, pero (Hago énfasis en esto) aún así, muy, pero muy bueno, respetando la esencia de los personajes, a diferencia de las series animadas ochenteras basadas en películas, o en otras series.
Claro, puede decirse que el humor de esta serie es más “caricaturesco” que el de la película (Pues claro, Capitán Obvio) y bastante menos grosero, pero eso resulta ser en esta caso una virtud, puesto que así adquiere un carácter más ingenioso y universal, semejante al que tenían “Los Simpsons” en sus primeras temporadas.
Jay y el Silencioso Bob seguían presentes (Incluso Kevin Smith dio su voz en algunos episodios) y seguían molestando al pobre Dante (Aunque no tanto como su “amigo” Randal) mientras que Randal es todavía más odioso y estúpido que en la película, pero a la larga eso resultó ser lo mejor (Digo, para el espectador, no para los personajes) pues así era más divertido.
Esta serie hacía burla de los clásicos clichés de series animadas: Hay un episodio deportivo, uno con puros flashbacks, un episodio de un juicio, etc. y cada uno funcionaba a la perfección.








Para disfrutar esta serie no era necesario haber visto las películas, pero lamentablemente eso parece ser lo que creyó gran parte del público, obligando a que la serie fuese cancelada antes de tiempo. Y es una lástima, porque el argumento y los personajes tenían un potencial que muchas series de este tipo carecen. (Supuestamente Kevin Smith habría pensado en hacer una película para televisión basada en esta serie, aunque de momento sólo ha dirigido un cortometraje)
Si tú crees que Los Simpsons ya no son lo que eran antes, o que Padre de Familia ya se está volviendo demasiado estúpido, entonces esta serie es para ti. Y si no, aún así se la recomiendo a todos.