viernes, 26 de febrero de 2010

Speedy Gonzales al cine



Es una pésima idea. Punto.
George López (“Sharkboy & Lava Girl” y “Beverly Hills Chihuahua”) supuestamente encarnaría al célebre roedor, pero…Bah, no podría importarme menos de lo que me importa ahora.

Stop Motion x 2

EL FANTASTICO SEÑOR ZORRO


El pasado fin de semana, tuve la oportunidad de ver dos películas animadas en stop-motion bastante buenas: La primera de ellas, “El Fantástico Señor Zorro” de Wes Anderson, inspirado en el libro de Roald Dahl.
El particular estilo visual y narrativo de Anderson genera opiniones encontradas entre el público: Hay quienes lo consideran un genio, y otros quienes consideran sus películas (y a su director) como pretenciosas y arrogantes. Sin embargo, me atrevería a decir que “El Fantástico Señor Zorro” es su obra más simpática y accesible en toda su filmografía, ya que siendo una película infantil (Aunque eso no quiere decir que los adultos no puedan disfrutarla también) aquí se sigue una estructura más sencilla y dinámica.
Pero eso no quiere decir que Anderson haya renunciado a su estilo: A pesar de ser una película infantil, los planos y tomas son muy similares a las películas de Anderson en acción real, y la división de la trama en capítulos recuerda mucho a “The Royal Tenenbaums”. Lo mismo puede decirse de su acertada banda sonora, que sigue en la línea de “La Vida Subacuática” y “Rushmore”
La animación está muy bien trabajada: Las aparentes “imperfecciones” de la animación tienen un carácter evocativo a las películas de stop-motion de los años 60 y 70, pero añade un toque moderno que queda muy bien en la película. En cuanto a las actuaciones de voces, destacan George Clooney como el zorro protagonista, y Willem Dafoe como la rata Rat.(Ingenioso ¿No?)

En resumen, esta es una película que merece mucho más reconocimiento y aprecio, no sólo de parte de los fans de Wes Anderson...O los "furries".

$9.99


Por otra parte, la australiana $9.99 es la opera prima de Talia Rosenthal, una animadora que sólo había realizado dos cortometrajes en el año m1998 y en el 2005.
Inspirada en los cuentos de Etgar Keret, la película recuerda por su atmosfera y su tono a “Mary & Max” de Adam Elliot, en donde se mezcla el humor con la amargura. Más Rosenthal demuestra un estilo y voz propias en “$9.99”, la cual apela a un estilo visual mucho más realista, aunque incluye algunos elementos fantasiosos e irreales.
Mención aparte merece la actuación de voces en esta película, en especial Geoffrey Rush como el excéntrico ángel vagabundo que aparece a la mitad de la película.

Lo peor de los ochenta



Es muy común oír hoy en día que los dibujos de hoy son más feos y más estúpidos que “los de antes”. Pero, pensándolo mejor, y viendo una vez los dibujitos de los años 70 y 80, yo me pregunto… ¿De verdad eran tan buenas esas caricaturas? ¿La nostalgia no nos hará recordar las cosas mejores de lo que fueron realmente?
Porque, viendo nuevamente algunos dibujitos de los años setenta y ochenta, me doy cuenta de que esa época no fue tan buena para la animación después de todo, y entiendo perfectamente porque tantos animadores opinan que esas oscuras décadas fueron las peores en la historia de la animación (Muchos animadores que trabajaron en caricaturas de los setenta y ochenta, odiaron trabajar en series como Los Thundercats, los Pitufos, etc…Y hoy en día se sorprenden de ver que esas series siguen teniendo una fuerte fanaticada hasta el día de hoy)
Pues sí: En toda época hubo basura, y los años setenta y ochenta no son la excepción…De hecho, si lo pensamos bien, había una falta de creatividad espantosa (Todas las series estaban basadas en series de actores reales, películas exitosas o en líneas de juguetes) la animación era horrible y paupérrima (Y encima aburrida: Los animadores tenían que apegarse a los diseños simplones que les ofrecían, sin ninguna posibilidad de demostrar su creatividad o talento) las tramas eran bobas, simplonas y moralistas (Debido a un criterio estúpido que obligaba a todos los dibujos animados a ser educativos)
Sin embargo, en la década de los ochenta se tocó fondo, aprobando una serie de horrendos engendros que jamás debieron haber visto la luz del sol, y que están mucho mejor enterrados en el olvido.
Repasemos, pues, algo de esta basura ochentera…
1-Happy Days, la serie animada

Durante los años 70, la serie Happy Days (Días felices) se volvió un icono cultural de la década, rememorando la inocencia de los años 50…Lamentablemente, conforme fue pasando el tiempo, los guiones fueron bajando de calidad.
Y en 1980….Cielo Santo. En 1980, llegó este inútil engendro, pobremente animado, estúpidamente aburrido y lamentablemente poco gracioso.
Con un elemento añadido de ciencia ficción, esta serie trató de mezclar “Happy days” con “Mork &Mindy” y el resultado fue esta cosa.
No me sorprende que nadie la recuerde.
2-Pac-Man

Otro ícono cultural convertido en caricatura.
Pac-Man revolucionó el mundo de los videojuegos, pero no era precisamente material para sostener una serie, tal como lo comprueba esta deprimente caricatura con mala animación, malas tramas, malas actuaciones de voz, mala música, y malos chistes.
Lo más triste del asunto, es que aparentemente se estaría preparando una película carísima en captura de movimiento sobre el come fantasmas, dirigida por Gil Kenan, el director de “Monster House”. Es de lo más deprimente pensar que en esta época las idioteces ochenteras reciban un tratamiento millonario.


3-Q-Berto


Otro personaje animado inspirado en un videojuego, pero menos conocido.
La serie era repetitiva e idiota, y el único gag realmente efectivo de esta serie es cuando el protagonista soltaba una serie de “maldiciones” (Como en las historietas, donde sale un globo con estrellas y remolinos, complementados con un pitido) cada vez que algo le salía mal.
Lamentablemente el chiste era repetido una y otra vez, así que perdió la gracia con rapidez.
4-Punky Brewster



Una serie basada en una comedia con actores reales.
Aunque la serie original no era la gran cosa, la caricatura iba más allá, añadiendo un horrible Furby, que resultaba poco menos que insoportable.
El tema de apertura bastaba para hacer correr a cualquiera.
5-Turbo Teen



…Es una serie, sobre un chico…Que se transforma en auto. ¿Necesito decir algo más?
6-La serie del cubo de Rubik


¿Quién aprobaba esta clase basura? Estamos hablando de una serie basada en un cubo inanimado (que también tuvo su videojuego) y aspiraba a ser algo así como E.T y fallaba miserablemente, debido a que el cubo viviente era un engendro demoniaco que cualquier persona hubiese quemado al primer instante de verlo.

La gente que hacía esta clase de series seguramente odiaba a los niños.

7-La serie animada de Rambo.


En la década de los ochenta, los niños veían a escondidas una serie de películas que no eran para ellos, y las amaban. Uno de los personajes más queridos por los niños de esa década, más que E.T. era el loco homicida de Sylvester Stallone. Dándose cuenta de esto, la siempre infaltable mesa de ejecutivos decidió capitalizar el éxito de Rambo entre los niños, con esta caricaturita…pero como recordaran, en los años ochenta todos los dibujos tenían que ser sanos e inocentes, así que se decidió volver a Rambo y a sus amigos en un clon malo de GI JOE, en donde no se mataba a nadie, y Rambo daba lecciones al final de cada episodio.
Como era de esperarse, no tuvo éxito.
8-Locademia de Policías, la serie animada


Otra serie basada en una película para adultos. Aquí sucede lo mismo que en Rambo: Se quitaron todos los elementos que habían hecho popular a la película entre los niños, y el resultado, obviamente, estaba condenado al fracaso. Que horrible animación, por cierto.

9-La serie animada de Alf


¿Sabían que Alf tuvo dos series animadas? Ah… ¿No lo sabían? Pues yo tampoco.
Mejor… Hagamos como que esta series nunca existieron…
10- Los Cariñositos.


Esta serie simboliza todo lo malo de los dibujos ochenteros: Tramas sin sentido, personajes planos y aburridos, moralejas obvias y repetidas ad nauseam, una meliflua banda sonora y un largo etcétera de defectos. Inspirada en una serie de tarjetas de American Greetings, esta serie era aún más desagradable que otras similares como mi “Pequeño Pony” y “Rainbow Brite”, en gran medida por su empalagoso elenco y su mortal rayo con forma de corazón, que obligaba a todos a ser dulces y buenos.
Hasta las niñas de mi salón de clases decían que eran “unos osos maricas”.
Prueba del bajo estándar que alcanzó la animación en los años ochenta es el hecho de que estos personajillos tuvieron no uno sino dos largometrajes, que resultaron muy bien en la taquilla.
Todos los que se quejan de los dibujos de ahora ¿DE VERDAD quieren que volvamos a un tiempo en donde ESTO se mostraba en los cines?:


Viendo estas caricaturas, he comenzado a apreciar más los dibujos de esta década. Si lo pensamos bien, es una suerte que ya no se hagan dibujos animados como los de los años 70 y 80: Sí todo siguiera como en los años 80, no habríamos podido nunca ver series como los Simpsons, La vida moderna de Rocko, Ren & Stimpy, Batman, los X-men, El laboratorio de Dexter, Gargoyles, The Maxx, Aeon Flux,Samurai Jack, Beavis & Butthead, South Park, Daria,Cowboy Bebop,Trigun, Broken Saints, La visión de Escaflowne,Paranoia Agent, Invasor Zim,Futurama,Spawn: La serie animada, Samurai X, Wolf´s Rain y Padre de Familia… Así que doy gracias a que los años ochenta hayan terminado por fin, porque sería de lo más triste y patético que volvamos al tiempo en el cual se hacían dibujos animados inspirados en el cubo de Rubik.