martes, 13 de abril de 2010

La sequía

Cortometraje de animación ruso, enviado por Arianna

Lion and Ox - Fyodor Hitruk

The Secret Adventures of Tom Thumb: La humanidad de lo grotesco



“The Secrets adventures of Tom Thumb” es una relectura en clave siniestra del cuento de hadas, “Pulgarcito”, en donde la clásica historia es abordada desde una perspectiva oscura y posmoderna.



En esta versión, el personaje principal sigue siendo un niño del tamaño de un pulgar, pero con el aspecto de un feto deforme, el cual, a pesar de su deformidad, es acogido amorosamente por sus padres, si bien la historia tiene lugar en una tenebrosa ciudad, habitada por una serie de extraños personajes.
Luego de vivir tranquilamente en compañía de sus padres, el pequeño Tom es separado de ellos por un misterioso hombre, el cual mantiene a muchas criaturas pequeñas y monstruosas en un laboratorio, mientras realiza una serie de terribles experimentos sobre ellos.




Este breve largometraje sigue una temática presente en obras como “Nuestra Señora de París” de Víctor Hugo, en donde la deformidad y fealdad no son elementos malignos, sino que van acompañadas por sentimientos de nobleza e inocencia, Así, por ejemplo, Tom, a pesar de su deformidad, no deja de actuar y pensar como un niño pequeño, el cual no comprende las cosas que le ocurren.
Aquí, todos los seres con aspecto monstruoso y terrorífico son del mismo tamaño que insectos, y como tales son frágiles, completamente vulnerables, y en más de un caso, victimas de otros seres, humanos en apariencia, pero monstruosos y sumamente crueles en sus actitudes.



Estos humanos, con excepción de los padres de Tom, tienen una considerable propensión a la violencia, y tratan con desprecio a todas aquellas extravagantes criaturas que deambulan en sus casas, o en los alrededores de la ciudad. Casi no hablan: Solamente gruñen y asumen actitudes amenazantes.
Esta clase de elementos, usados por el director Dave Borthwick (El cual, lamentablemente fue conocido a nivel mundial por el desastroso doblaje de su película “The Magic Roundabout”, rebautizada como “Doogal”, la cual es considerada como una de las peores películas animadas de la historia) sirven para presentarnos el espectáculo de una sociedad deshumanizada, primitiva (a pesar de las apariencias) en donde prima la ley del más fuerte, mientras que los “monstruos”, aislados y exterminados de esta sociedad, adquieren actitudes verdaderamente humanas y civilizadas, las mismas que son enfatizadas por su propia deformidad.





Este elemento hace que un personaje como Tom, de apariencia desagradable en principio, se gane de inmediato la simpatía del espectador. Lo mismo ocurre con las extrañas criaturas cautivas en el laboratorio, las cuales se muestran como bondadosas y gentiles, en medio de un mundo hostil.
En esta película, hay muchos elementos también presentes en la obra de Terry Gilliam y Jan Svankmajer: No hablo solamente del aspecto visual, sino también del carácter y mensaje de la película, el cual, acompañado por una compleja y ambigua simbología, nos regala una obra singular, comparable a películas como “Eraserhead” de David Lynch, o “El pequeño Otik” de Jan Svankmajer.



Esta pequeño e infravalorado filme de apenas una hora de duración, se volvió un objeto de culto dentro de los ambientes de la animación underground, aunque sus numerosos méritos (Tanto técnicos como narrativos) la hacen merecedora de un mayor reconocimiento.
Dentro del género animado, esta película se muestra como uno de los títulos más imaginativos y brillantes, probando nuevamente que las animaciones no son sólo para público infantil.