martes, 7 de septiembre de 2010

Saint Seiya: Los Caballeros del Zodiaco



Saint Seiya fue uno de los primeros animes que vi. Tenía solo seis años de edad cuando vi a Seiya arrancar la oreja de Casio en el primer capítulo de la serie. Sin duda, un gancho de lo más atrayente para los impresionables chicos de antaño, que nunca habían visto una película de terror o una obra de cine gore.


Sí, “Saint Seiya” (Que en el Perú llegó unos años antes que Dragonball) fue la serie favorita de toda una generación: Doy la razón a los detractores que afirman que la serie, conforme iba avanzando se fue tornando bastante repetitiva y la trama tenía agujeros por doquier (Más que nada, a causa de una serie de personajes y situaciones añadidos con motivos comerciales) así mismo, reconozco que con el tiempo fueron saliendo mejores series (Tanto en Japón como en el resto del mundo) pero con, todo y sus defectos (Que hasta los fans más acérrimos admiten) esta serie marcó la niñez y la juventud de muchos, más que nada por su rica herencia mitológica de la cual se alimenta tanto la trama como los personajes, la misma que permite hacer todo un análisis a profundidad aún de aquellos personajes con la participación más nimia e irrelevante (Como por ejemplo, los malos de las películas, que no tienen casi nada de personalidad)
En gran medida, “Saint Seiya” fue, junto con “Los Simpsons” y “Batman”, una de las series que cambió para siempre mi forma de ver la animación, más que nada por su impactante violencia y oscura atmósfera, la misma que era capaz de atraer a un público de mayor edad (Aunque la serie en Japón iba dirigida a niños) Desde luego, esta violencia le hizo blanco de muchas críticas y censuras (Nótese que alguna de las escenas más sangrientas fueron eliminadas en la retransmisión hecha por Cartoon Network) claro que con la llegada de Dragonball y sus enemigos mutilados, las críticas a esta serie pasaron a un segundo plano.
En muchos aspectos, “Saint Seiya” fue una serie pionera dentro del género “Shonen”, como por ejemplo, en la inclusión de una amplia gama de personajes y villanos, así como la presencia de personajes “bishonen” (Es decir, hombres de aspecto andrógino, los cuales ya habían aparecido en varias seres animes anteriores, pero lo común era ver a este tipo de personajes en series shoujo, no series de acción, volviéndose una práctica común en muchas seres recientes) Tite Kubo, el creador de “Bleach” fue muy influenciado por esta serie, al punto que la saga del rescate de Rukia recuerda en gran medida al recorrido de las doce casas en Saint Seiya (Guardando las distancias, claro) Los caballeros de Acero. Siempre los odié.
A pesar de la gran popularidad de la serie adquirida con la saga del Santuario, la fama de esta serie (En Japón) fue decayendo a partir de la saga de Asgard, y se empezó a considerar que toda la trama se había resumido a salvar a Saori/Atena y nada más (Las películas sólo lo empeoraron, repitiendo tramas y lugares comunes hasta el hartazgo) No así en el resto del mundo, en donde Saint Seiya tiene una fuerte fanaticada hasta el día de hoy (Salvo en Estados Unidos, debido a un desastroso doblaje que censuró gran parte de la violencia de la serie: Ahora los personajes no morían, sino que “perdían su energía”, y dándole color azul a la sangre, porque, se supone, esto es menos ofensivo, Pffff….No me sorprende que Saint Seiya no sea tan popular en Estados Unidos como lo es en Latinoamérica o Europa) Saint Seiya es recordada como una de las series con mayores ejemplos de hombría y masculinidad
Con todo, y a pesar de los años transcurridos, “Saint Seiya” sigue siendo una de las series anime más queridas por el público, y más de un nostálgico la recuerda con cariño, a pesar de sus aspectos flojos (Como las tramas repetitivas de las películas, o la inclusión y desaparición casi instantánea de personajes tan ridículos como “Los caballeros de Acero”) “Saint Seiya” ha inspirado a muchos artistas, como el talentoso Marco Albiero (El cual iguala a la perfección el estilo visual de Shingo Araki, el que contribuyó a hacer muy popular esta serie)
Mención aparte merece su banda sonora preparada por Seiji Yokohama, la cual posee muchos estilos y ritmos diferentes, dándole a cada temporada una gran atmósfera (Destacando por encima de todas la impresionante música de la saga de Asgard)

Desde luego, una serie tan exitosa como este inspiró a la creación de otras de corte similar, como “Ronin Warriors”, “Shurato” e incluso una serie norteamericana acerca de unos jóvenes que viajaban al pasado y se convertían en caballeros medievales con poderes y armaduras especiales, al estilo de Saint Seiya…Su nombre era “King Arthur & The Knights of Justice”.




Aunque Masami Kurumada no logró hacer otra serie igual de exitosa que Saint Seiya (Su otra obra más conocida, “Bt´X”, a pesar de no ser mala, no logró calar en el público de forma tan honda como su antecesora) pero, aún así, su obra sigue viva por medio de nuevas series y mangas: “Saint Seiya: The Lost Canvas”, una serie anime más adecuada a los tiempos modernos, ha logrado captar la atención de toda una nueva generación, así como a los fans de la serie original.

Con sus cosas buenas y malas, con fans y detractores,
“Los Caballeros del Zodiaco” ha sido capaz de perdurar a través de las épocas, manteniendo una extensa legión de fieles seguidores, algo que muy pocos animes pueden aspirar siquiera.
Ni los Simpsons han podido ser ajenos a esta serie.