sábado, 13 de noviembre de 2010

Adam Elliot - Uncle

Adam Elliot-Cousin

Bomu la Gogo

Genius Party/ Genius Party Beyond




Genius Party”, al igual que “Robot Carnival”, es una antología animada, en la cual diversos realizadores se permiten preparar una serie de peculiares historias, las mismas que, tanto a nivel visual como narrativo, difieren considerablemente de la gran mayoría de producciones animadas japonesas, particularmente las series televisivas. Aunque, eso sí, hay algunos segmentos, como “Shanghai Dragon” de Shoji Kawamori (Creador de series como “Escaflowne” y “Arjuna”) que dan toda la apariencia de ser el primer capítulo de alguna nueva serie anime.
Producida por el estudio Lo que más me atrajo de “Genius Party” fue el hecho de que este incluyera uno de los últimos trabajos de Sinichiro Watanabe (El creador de mi anime favorito, “Cowboy Bebop”) un cortometraje llamado “Baby Blue”, el cual posee un tono bastante distinto al resto de sus obras, en las que prima la acción, el humor y el suspenso, para centrarse en una historia mucho más personal, de tono nostálgico, que recuerda en cierta medida a producciones como “5 Centimeters per Second” y “La Chica que saltó en el Tiempo”. En este corto, destaca más que nada el trabajo de los fondos, los cuales están realizados con un sorprendente nivel de realismo y detalle.
Asimismo, a diferencia de los demás cortometrajes, marcados por la ciencia ficción, la fantasía, o el puro surrealismo, este es el único de los cortometrajes con un carácter enteramente “realista” y verosímil.

El resultado de las dos antologías es bastante satisfactorio, teniendo cada uno de los cortos algo que aportar, bien sea por la calidad (u originalidad) de su animación, así como el carácter atípico que posee cada uno de los cortos de esta antología.
Bueno, con una sola excepción:”Doorbell” de Yoji Fukuyama.

Básicamente, este corto se trata de un chico que descubre que tiene un doble…Suena interesante, ¿No? Una pena que este cortometraje haya sido realizado de la forma más plana y convencional que uno pueda imaginar, con una animación mediocre, un diseño horrible, personajes planos y sin ninguna clase de personalidad y emoción…En fin, una historia de lo más insulsa e impersonal, que parece completamente fuera de lugar en medio de un conjunto de cortometrajes experimentales. De todos los cortometrajes, “Doorbell” es el único que consideraría como una completa pérdida de tiempo.

Sin embargo, fuera de esta desagradable excepción, el conjunto está bastante bien, y resultará peculiarmente interesante para todos aquellos quienes gusten de la animación experimental.