miércoles, 12 de enero de 2011

Ultramarines: Una película de Warhammer 40000


Debo confesar que no soy muy aficionado de las animaciones que se hacen directamente para video…Si bien es cierto que existen algunas producciones más que notables (Como Animatrix) lo cierto es que la gran mayoría de estas películas cuentan con una calidad (Tanto a nivel visual como argumental) bastante deplorable, limitándose a copiar clichés, e incluso historias y personajes de películas animadas más exitosas y conocidas: Allí tenemos a horrores como las producciones de Video Brinquedo o las películas de Barbie y las Bratz (Puaj…)
Aún así, “Ultramarines” logró llamar mi atención, a pesar del hecho que jamás jugué el videojuego en el cual esta película estaba inspirada, más que nada porque, a diferencia de tonterías como “Movida bajo el mar”, esta no es una película para niños, de trama oscura y violenta, de factura bastante más ambiciosa que la gran mayoría de películas hechas con animación digital que se han producido en los últimos tiempos.
Los personajes permanecen con esta misma expresión en sus rostros durante toda la película
Aún así, parece que “Ultramarines” se queda a medio camino, en donde la envergadura épica de la historia se ve afectada por algunas carencias técnicas, resultando en más de una escena que termina perdiendo espectacularidad. La estética del diseño de personajes es de carácter realista, aunque algunas texturas y detalles parecen un tanto descuidadas (Por ejemplo, los ojos de los personajes, que se ven totalmente desprovistos de emoción)
El hecho que los personajes aparezcan casi todo el tiempo usando armaduras tecnológicas de cuerpo entero logra evitar en una buena parte de la película el efecto del Valle Inquietante (Aunque este efecto de todas formas está presente en las escenas en las que los personajes aparecen sin sus cascos) Aún así, se puede apreciar un mejor trabajo en lo que respecta a armaduras en vehículos en relación con otros elementos, como los escenarios, los mismos que parecen sacados directamente de un videojuego.

La ambientación es tan oscura y plagada de sombras, que hay momentos en los cuales es muy difícil saber lo que está pasando (Por ejemplo, en una escena los personajes combaten contra un demonio apenas si ve a dicha criatura en cuestión: Vemos como los Ultramarinos combaten, vemos la sangre y los disparos, pero su enemigo se muestra como una sombra difusa)

Para ser una película tan breve (Apenas dura 70 minutos) el avance de la primera parte de la trama es un tanto lento y tedioso, con escenas de acción bastante más breves de lo que pudiera pensarse en un principio. Aún así, aprecio la ausencia total de elementos superficiales, como por ejemplo, los típicos chistes malos o el melodrama forzado…Me imagino que si esto fuera un live action de Hollywood, se incluirían cosas como un personaje “graciosillo”, momentos tediosamente cursis, falsa corrección política y las infaltables moralejas y “mensajes” de connotación política en relación con el contexto actual. Por fortuna, aquí no hay nada de eso, cosa que se agradece.
Asimismo, las actuaciones de voz son más que correctas, lo mismo que la musicalización, la cual verdaderamente le da a esta película un trasfondo bastante más épico y solemne. Aún así, se lamenta una falta de caracterización en los personajes (En algunas partes me pareció difícil identificar quien era quien en esta historia, y no sólo por el hecho que los personajes poseen características físicas bastante similares)
De todas formas, y aunque su trama no sea muy precisamente muy profunda que digamos, “Ultramarines” me pareció un esfuerzo más logrado para adaptar el universo de un videojuego a la animación que cosas como “Halo Legends” o “El Infierno de Dante: Una épica animada”. (Sin mencionar que es mucho, pero mucho mejor que cualquier producción hollywodense inspirada en algún videojuego.) Supongo que la recomendaría para cualquiera que ya estuviese cansado de ver animaciones infantiles y ñoñas que buscan desesperadamente imitar la fórmula de Pixar y busque algo diferente y más maduro. Creo que en medio de tantas producciones animadas blandengues, un poco de dureza no viene nada mal…Aunque el resultado no sea precisamente una obra maestra...