miércoles, 14 de mayo de 2014

La Leyenda de Korra-Libro 2: "Espíritus"



Tardíamente, y luego de un segundo revisionado, presento aquí mis opiniones personales con respecto a la segunda temporada de La Leyenda de Korra, “Espíritus”, la cual al parecer ha sido todavía más divisiva que la anterior:
Tomando en cuenta mi muy positiva impresión de la primera temporada,  mis expectativas con respecto a esta segunda temporada eran bastante altas, aún después de leer algunas críticas mixtas o negativas de parte de los detractores. La verdad es que esta segunda temporada me pareció una adecuada (aunque no excepcional) continuación. 


Lo primero que salta a la vista es el cambio en la animación de la serie, siendo en un comienzo realizada por el estudio japonés Pierrot en reemplazo de Studio Mir, responsable de  animar la primera temporada (Aunque Mir volvería para los episodios finales) como resultado, el diseño de los personajes se ve un tanto menos elaborado que en la temporada anterior, aunque a nivel general sigue estando en un nivel aceptable, con buenas secuencias de acción y detallas escenografías.

Sin embargo, lo que más llama la atención es el cambio del enfoque argumental: Para quienes se decepcionaron con el estilo “urbano” de la primera temporada de la Leyenda de Korra, es probable que gusten más el regreso de los elementos de fantasía épica propios de “Avatar: El Último Maestro Aire”, con los personajes realizando constantes viajes y con la participación de muchos seres fantásticos, ahondando un poco más en la mitología de la serie (Más que nada, en las dos partes que constituyen el capítulo “Comienzos”, posiblemente el mejor momento de la segunda temporada)


Al igual que en la temporada anterior, el balance entre la parte serie y la parte cómica de la trama es bastante correcta (Aunque, para ser honestos, creo que en estos episodios la parte cómica se lució más que los momentos dramáticos: Tomen por ejemplo al nuevo villano, y compárenlo con un villano cómico menor, y verán que el segundo resulta mucho más carismático y trabajado como personaje) culminando en un enfrentamiento tan grande que difícilmente podría ser superado en alcance por las temporadas que vengan.
Tal vez parezca un poco decepcionante ver que los protagonistas sigan cometiendo los mismos errores que en la primera temporada (Korra dejándose llevar por su impulsividad y Mako no pudiendo asumir una  relación romántica de forma madura) pero la principal diferencia es que aquí dichos personajes si sufren muchas de las consecuencias de todos sus actos y errores.


Desde luego, hubo algunas tramas o subtramas que habrían sido interesantes explorar, y que sin embargo sólo se les hace una mínima referencia a través de algunas líneas o frases dichas por los personajes (Por ejemplo, que el Avatar Aang no hubiese sido precisamente un padre excepcional, un punto muy controvertido entre los seguidores de ambas series)  De todas maneras, el resultado final sigue estando a un nivel convincente y entretenido de ver, el cual desarrolla satisfactoriamente algunos puntos planteados en el primer libro.



Habrá que ver si las próximas dos temporadas de la serie consiguen estar a la altura de las circunstancias,  reforzando las virtudes de sus dos predecesoras.